Escenas HD: “La lista de Schindler” (1993)

Oskar Schindler (Liam Neeson), un empresario alemán de gran talento para las relaciones públicas, busca ganarse la simpatía de los nazis de cara a su beneficio personal. Después de la invasión de Polonia por los alemanes en 1939, Schindler consigue, gracias a sus relaciones con los altos jerarcas nazis, la propiedad de una fábrica de Cracovia. Allí emplea a cientos de operarios judíos, cuya explotación le hace prosperar rápidamente, gracias sobre todo a su gerente Itzhak Stern (Ben Kingsley), también judío. Pero conforme la guerra avanza, Schindler y Stern comienzan ser conscientes de que a los judíos que contratan, los salvan de una muerte casi segura en el temible campo de concentración de Plaszow, que lidera el Comandante nazi Amon Goeth (Ralph Fiennes), un hombre cruel que disfruta ejecutando judíos.

Os dejo con tres de los mejores momentos de “La lista de Schindler” que suponen (junto a la escena de la niña con el vestido rojo) el punto de inflexión en la mentalidad de Oskar Schindler y su mutación de codicioso hombre de negocios que aprovecha el conflicto para enriquecerse a ser humano comprensivo y generoso, responsable de la salvación de miles de familias judías con la excusa de que su fábrica requiere constante mano de obra cualificada. En la primera parte vemos como Schindler todavía sigue abusando del poder (y de la soberbia) que le otorga ser un empresario avalado por el partido nazi, rechazando a una mujer exclusivamente por su apariencia y luego negándose a ayudar a traer a sus progenitores del campo de Plaszow. Sin embargo su inseparable contable Stern, únicamente con su presencia y sus precisas a la vez que sabias palabras, consigue poco a poco ir ablandando el corazón de Schindler e invitándole a reflexionar acerca de los límites morales de una masacre indiscriminada. El capital ya no hace feliz a Oskar. Sus obreros y obreras pasan de ser un eslabón (imprescindible pero uno más) dentro de la cadena hacia la riqueza, a convertirse en su máxima prioridad, en su objetivo y su misión en la vida. Ya no los ve como meros judíos o polacos a los que explotar, ahora forman parte de su familia en un proceso lento pero imparable. La redención más bella que todo hombre pueda experimentar.

Tras esa escena, a continuación tenemos la atormentada y sentida confesión de Helen Hirsch, donde narra todas las fechorías y maltratos a los que se ve sometida por el temible oficial de las SS Amon Goeth y su aceptación del dolor y la muerte. Una escena de una sensibilidad y una delicadeza marca de la casa Spielberg en donde vemos como una criada asfixiada por la represión y el sufrimiento, alcanza algo parecido a una liberación espiritual desahogándose y soltando todo aquello que la aflige. Pero no menos bueno es el momento de la fiesta y el posterior diálogo entre Schindler y Goeth acerca del poder. Una forma muy hábil y astuta para intentar humanizar y remover un poco la conciencia de un sanguinario monstruo.

Espero que las disfrutéis. EN HD 1080p y VOSE.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.