Crítica: “Muerte en el Nilo” (John Guillermin, 1978)

muerte_nilo_1Cuatro años después de la notable “Asesinato en el Orient Express” de Lumet, la Paramount quería repetir éxito en una producción con todo tipo de lujos y con un reparto coral de lo más exquisito, algo muy de moda en la década de los 70. El británico John Guillermin, el cual venía de firmar un soporífero remake del rey mono, fue el encargado de llevar a la pantalla la segunda adaptación de una novela de la célebre Agatha Christie, quedando a la postre como una de las más interesantes.

La Paramount ansiaba ante todo que Albert Finney repitiera en el papel de Poirot, por continuidad y porque le habían visto cómodo haciendo el personaje, pero el inglés se negó en rotundo debido al calor que hacía en esa época del año en tierras egipcias.
Finalmente, Peter Ustinov aceptó el papel de Hércules Poirot y no solo superó el notable trabajo de Finney en el anterior film, sino que realizó una actuación memorable y se erigió como el mejor Poirot visto en pantalla. Porque, ni en “Muerte bajo el sol” ni en “Cita con la muerte” (a parte de las tv movies en las que trabajó) no consigue sacar tanto del personaje como en el film que se comenta en estas líneas.

Las novelas de nuestra querida inglesa maestra del suspense, algunas pueden pecar de tener una estructura algo típica, convencional y dar la sensación de haber leído una novela es haberlas leído todas. Pero, en este caso, la historia es algo más compleja de lo habitual (sin exagerar) y con un final mucho más trágico y contundente (el guionista Anthony Shaffer – que ya escribió el libreto de las anteriores andadas del belga Poirot en pantalla grande – se encargó de darle más profunidad a una historia algo plana), algo que se agradece. Para mi gusto, la mejor adaptación de Christie seguida por el film de Lumet.

El argumento de la película gira entorno al personaje de Linnet Readwell (Lois Chiles). Cuando Linnet llega a la mansión de su propiedad, su amiga Jackie (Mia Farrow) le anuncia que se casa con un joven de clase humilde llamado Simon Doyle (Simon MacCorkindale). Jackie pide a Linnet que le contrate como administrativo de fincas. Al conocerle en persona, Linnet siente una especial atracción por el joven inglés. Meses más tarde, Simon obtiene la separación matrimonial de Jackie para, acto seguido, contraer segundas nupcias con la bella millonaria Linneth. Los recién casados celebran su luna de miel en Egipto, pero son seguidos de cerca por Jackie. En el país de las pirámides se dan cita relevantes personalidades, como el detective belga Hércules Poirot (Peter Ustinov), el coronel Race (David Niven) o la escritora Salomé Otterbourne (Angela Lansbury).

Si en “Asesinato en el Orient Express” la historia giraba entorno la culpabilidad colectiva de la sociedad, en “Muerte en el Nilo” se nos ofrecen diferentes lecturas. El film nos habla de temas como la arrogancia y el egoismo de la clase alta (jamás se manchan las manos por trabajo), las diferencias de clases (su dominio contra los humildes), la influencia del paisaje sobre los personajes, las apariencias, la falsa moralidad de la riqueza, sin olvidarnos del comunismo, que luego comentaré.

muerte_nilo2

Linneth es la figura que representa mejor toda la arrogancia y egoismo de la clase alta, es la asesinada, la odiada por todos que finalmente acaba convirtiéndose en pobre víctima. Linneth parecía dominar sobre el resto, mirar de reojo como si el resto de la sociedad más humilde fueran vulgares siervos o personas que no están a su altura. No olvidemos las puyitas que lanza contra personajes tan dispares como Salomé Otterbourne, alcohólica y escritora de una novela erótica (Oh my God!!) o al doctor alemán interpretado por Jack Warden, el cual no puede aceptar ningún escándalo por temor a que afecte a la buena reputación de su hospital.

Pero hay dos personajes que son los que más sufren de la tremenda sangre fría de la posteriormente asesinada Linneth: Jacqueline, una chica enamorada de Doyle, el cual se va finalmente con Linneth, dejándola plantada; y Mrs Bowers (una fantástica Maggie Smith), antigua enfermera cuya vida y la de su familia fue arruinada por la chica en cuestión.

El personaje de Linneth me parece realmente atractivo, a pesar del poco tiempo que sale en pantalla, es la piedra angular de todo, pues se la presenta como una arpía despiadada, intentando uir de una pobre loca enamorada llena de ira (Jacqueline), llevando su “amor de rica” y su egoísmo hasta límites insospechados, y acaba siendo una víctima del sistema del cual sobrevivía, presentándola a la postre como una mujer insatisfecha, vacía, odiada por sus múltiples enemigos, infeliz y sobre todo con mucha envidia insana ajena, por otro parte, muy merecida.

El film supone un buen puñetazo a la conciencia de la clase alta, y su facilidad por conseguir las cosas via el trabajo de muchos otros. Curiosamente, un personaje secundario que me parece tremendamente interesante y que es de los más críticos del film, y por ende de la novela, es el del joven sociólogo James Ferguson (encarnado por Jon Finch), un personaje que claramente representa el lado comunista de la trama. Defiende a una clase tan olvidada como la obrera y le molesta los lujos y las licencias que se toman los ricachones a bordo. Interesantísima la conversación que mantiene con Poirot en donde expone su malestar al respecto con frases como esta: “Cientos y miles de desgraciados trabajadores matándose por una asquerosa pitanza, sólo para que ella lleve medias de seda y despliegue un lujo inútil. Una de las mujeres más ricas de Inglaterra, según me han dicho… y jamás se habrá ensuciado las manos en toda su vida. Un hombre a quien usted no ha visto nunca. Un hombre que trabaja con sus propias manos y no se avergüenza de confesarlo. No uno de esos dandies que la acompañan y no sirven, ni han servido, ni servirán en su vida para nada.“.

muerte_nilo3

Algo que también caracteriza a este film es, en términos de adaptaciones de misterio, la brutalidad de algunas escenas y la forma de presentar los asesinatos asesinatos: podemos diferenciar entre los más repentinos por ejemplo la súbita muerte de Salomé Otterbourne (un buen tarro de ketchup) o el SPOILER el suicidio final de disparo en la boca de Jacqueline FIN SPOILER o algunos con una presentación mucho más sutil (la escena en que un camarero se la cae una toalla en el suelo en la popa del Karnak, y posteriormente la encuentra manchada de sangre).

No sería justo no destacar su magnífico reparto lleno de caras conocidas, a parte de un excelente Ustinov como Poirot, destacan del elenco Mia Farrow, Bette Davis, Angela Lansbury y Maggie Smith. También aparece el siempre bien peinado David Niven, haciendo de si mismo, es decir, inglés refinado, parece estar interpretando de nuevo a Willy Fog o a Sir Charles Lytton, no encuentro demasiadas diferencias al respecto.

Aparte de narrarnos una historia de misterio bien contada y bien filmada (Guillermin era un buen artesano), el film obsequia con una enorme fotografía de un maestro como Jack Cardiff (responsables de otros espléndidos trabajos como “Las zapatillas rojas” o “Narciso negro“, por la que ganó el oscar) nos muestra algunos de los lugares turísticos más bellos de Egipto, que sirven de nexo a una historia de desamor, tragedia y asesinato. Y lo hace intentando resaltar el pasado histórico del país, usando perfectamente la luz natural, prevaleciendo los tonos amarillentos, anaranjados y también azulados, dependiendo de los acontencimientos producidos y los lugares visitados.

Volviendo al trabajo de Guillermin, el británico opta por unos travellings conseguidos (relacionando el vapor con la tierra por ejemplo) y un uso del zoom que lejos de resultar molesto, gracias a su dosificación, consiguen incluso ser efectivos (siempre y cuando no sean como los usados en los films de Shaw Brothers, que personalmente no me gustaban, o los exageradamente mareantes del recientemente fallecido Lazarov). El realizador consigue desquitarse de su anterior film (en el cual supongo que la presión y las expectativas se comieron incluso al mono gigante y todo quedó en fracaso) y firma uno de sus más conseguidos y correctos films. Un film sin alardes de ningún tipo, con un casting maravilloso y que sobre todo pertenece a un cine que siempre entretiene y agrada.

muerte_nilo1

A diferencia de otras novelas como podría ser “Asesinato en el Orient Express“, en “Muerte en el Nilo“, detrás de esos paisajes bellos, calurosos y grandiosos se esconde una historia de asesinato fría y con consecuencias irreversibles y tremendamente trágicas (SPOILER véase ese disparo en la boca final de Mia Farrow delante de todos los pasajeros del barco. FIN SPOILER). Ese lado turbio, ese misterio subterráneo que existe en el film, la hace, para un servidor, la mejor película sobre una novela de Christie.

Correcto film que absorbe al espectador de principio a fin, gracias a los bellísimos parajes egípcios, mostrandónos el río Nilo en presumible calma hasta llevarnos a un deselance fatal narrandolo desde el suspense subterráneo, con una dirección correcta y redondeado con la música del gran Nino Rota, una excepcional fotografía de Cardiff y una de las mejores interpretaciones de Ustinov. Sin olvidar que “Muerte en el Nilo“, ante todo, supone Un buen puñetazo a la conciencia de la clase alta.


También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Ramón dice:

    Coincido en destacar a Ustinov como el mejor Poirot del cine y la televisión. Personalmente me gustan todas las cintas protagonizadas por el detective, tanto la de Lumet como “Muerte bajo el sol”, ambas muy bien dirigidas e interpretadas por un repartazo que ya nos gustaría ver hoy en alguna pelicula.
    Una crítica altamente interesante que ofrece un nuevo punto de vista.

    Saludos.

  2. Xavi Darko dice:

    Hola,

    Si, Mr Ustinov era un crack, me encanta especialmente como aborda el personaje en “Muerte en el Nilo”, con esa ambiguedad en su rostro, ese refinado humor inglés y siempre impecable jeje.

    Eso si, como decía en la crítica, David Niven, hace de sí mismo, es decir, inglés refinado, y parece estar interpretando de nuevo a Willy Fog (“La vuelta al mundo en 80 días”)o a Sir Charles Lytton (“La pantera rosa”), no encuentro demasiadas diferencias al respecto xD

    Un saludo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.